Albóndigas de calabacín

Compra: 1/2 kg. de calabacines; una cebolla pequeña; 1 huevo; 50 grs. de queso feta; 50 gramos de queso de cabra curado.
Además: 3 cucharadas de pan rallado; harina, eneldo, aceite de oliva, sal y pimienta.
Procedimiento: Se ralla el calabacín, se sala un poco y se deja en un colador para que suelte el agua. En otro recipiente, se ralla la cebolla; se añaden los quesos (rallados o cortados en trozos muy pequeños), el eneldo, el huevo, el calabacín escurrido y el pan rallado. Se revuelve todo muy bien, se pone la sal y la pimienta y se añade la harina para formar una masa algo compacta, que se pueda trabajar.
Se pone la sartén al fuego con el aceite y, cuando éste está caliente, se van formando las albóndigas y friéndolas, hasta dorarlas.
Las albóndigas ya fritas se ponen sobre papel de cocina, para que suelten el aceite… y ya se pueden comer.
Pueden acompañarse de una salsa de yogur (por ejemplo, con pepino y ajo -la Tzatziki griega- o con mayonesa y mostaza).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.